miércoles, septiembre 07, 2016

¿Quién "organizó" la sociedad?

Este artículo es solo para 3 categorías de personas:

-Desempleados
-Desempleados que viven del rebusque
-Empleados que ganan hasta 3 veces el salario mínimo

(Según el DANE, estas 3 categorías conforman el 70% de los colombianos)


Cuando nacemos, llegamos a un mundo ya organizado económicamente en el que no intervenimos para nada. Simplemente, así es el mundo y tienes que jugar con sus reglas. Esto es una verdad de Pero grullo. Pero si comenzamos a pensar, nos enteraremos que detrás de esa “verdad” hay muchas mentiras. Para analizar ese “mundo ya organizado económicamente” se puede empezar por cualquiera de sus miles de facetas, y aquí voy a empezar por una de ellas:

Tú naces y de repente te encuentras con que tienes que estudiar para que cuando seas adulto puedas conseguir trabajo para mantenerte a ti y a tu familia y “ser útil a la sociedad”. De repente, estás yendo al colegio y/o universidad sin saber que en ese colegio y/o universidad lo que te enseñan es de mala o regular calidad, comparado con otras instituciones educativas muy costosas a las cuales tú no tienes acceso. 

Luego, casi sin transición, te ves en la vida laboral de mañana a noche, donde nunca te pagan lo que mereces, pisotean tus derechos, te dicen que si no te gusta, te puedes ir porque hay millones afuera dispuestos a reemplazarte. Comprendes que no tienes un mejor horizonte, porque no tuviste la educación de calidad que los que tuvieron dinero pudieron comprar (aunque también hay muchos con buena educación que no consiguen empleo).

Aquí hay que mirar otra faceta de la vida: hay millones de desempleados y a todos ellos se les dice que hay que luchar para conseguir un empleo (sacar de lo menos, más), que la vida es de los que luchan, que hay que ser optimista, etc., etc. Eso, sin contar con que te llegan los “vendedores de auto superación”, que te echan el cuento de que el bienestar físico y social está en tu mente y no en el mendrugo que tienes que compartir con tus hijos. 

Entonces te empiezas a sentir culpable por no tener el empleo o por tener uno “regulimbis”: ¡mira qué mentira más grande!: eres tú el culpable y no ese mundo al que llegaste y que estaba ya preparado para ti. Mientras tanto, tus hijos sufren las consecuencias de tu desempleo y/o “regulimbis’ empleo” y seguramente seguirán en su vida el mismo camino que tú seguiste.

Fuego fatuo: Cuando no se tiene un empleo o se tiene un empleo insatisfactorio, hay que ser ‘emprendedor’, pues muchos de los hombres más ricos del mundo no tuvieron una buena educación y crearon empresa. ¡Tú puedes ser igual a ellos! (Claro, todos somos Bill Gates en potencia. Si hay pobreza en el mundo es porque no tenemos una mente emprendedora - ???).

Preguntas: ¿A eso vinimos al mundo? ¿Qué es “ser útil a la sociedad?” ¿A qué “lucha” se refieren cuando dicen que la vida es del que “lucha”? ¿De verdad soy culpable de mi situación económica? ¿Quién tenía ya listo y organizado este mundo para mí? ¿Cuáles eran sus intenciones? ¿Si todos los seres humanos podemos ser empresarios, entonces no habrá desempleados, rebuscadores y empleados mal pagos. Además, quién hará el trabajo pesado y/o sucio? ¿Es eso justo?


Para finalizar, esta reflexión: Si Dios existe, ya podemos culparlo a Él de todo lo malo (junto con lo bueno). Si Dios no existe y el cosmos se creó solo, como recientemente concluyó el Dr. Stephen Hawking, entonces no hay a quien culpar de nada. El mundo ya tenía unas reglas económicas esperando por ti, y esas reglas nadie las creó. (¡Pero nosotros no somos bobos!)

No hay comentarios.: