miércoles, agosto 15, 2007

MUJERES EVITAN TENER HIJOS PORQUE EDUCARLOS Y CRIARLOS ES MUY COSTOSO (Titular de prensa)

De mantenerse esta tendencia, y en el peor de los casos, de incrementarse, en el año 2057 la población infantil habrá disminuido sustancialmente y por lo tanto habrá menos bullicio en el planeta, menos risas inocentes, menos alegría y esperanza; estados de ánimo que adoptamos los adultos conciente o inconcientemente a la vista de los niños. Bien dice el dicho: “Donde hay niños no entra el diablo”.
¿Entrará el diablo al planeta dentro de 50 años? ¿Qué dirán las multinacionales como Fisher Price Toys, Jhonson & Jhonson y en general toda la industria, el comercio y los servicios, al ver disminuida su clientela de vestuario, alimentos, artículos electrónicos, distracción y demás, disminuida, repito, sustancialmente?
Las personas mayores ya conocemos esta “realidad” en que vivimos, y no nos entusiasmamos con facilidad ante las cosas nuevas, digamos el último modelo del Play Station. Difícil sería ver a alguien de 50 años haciendo fila durante 36 horas para comprar la nueva versión. Solo un joven lo haría.
Sin jóvenes el mundo no será viable. Sin gente nueva no hay esperanza, no hay renovación, no hay cambio, ni ideas distintas; en otras palabras: nuestra civilización morirá. Ha habido muchas civilizaciones desaparecidas por catástrofes, como dijo Platón que sucedió con la Atlántida, y una catástrofe más no la sentiría el planeta. Nuestra cultura morirá no como se creyó, por una conflagración atómica, no por un enorme meteorito, ni por otro diluvio universal. Morirá por falta de sangre nueva. Morirá anémica.
Desde el punto de vista espiritual, podemos afirmar que el egoísmo natural del ser humano, debe dominarse para que si no se logra transformar en altruismo, por lo menos no salga de los límites humanos. El llamado neoliberalismo con su dogma de que el mercado libre lo es todo, de que el mercado se nivela por sí solo, desencadenó situaciones inhumanas como por ejemplo, que la medicina y la educación quedaran inaccesibles para la mayoría de los habitantes del planeta, lo que da como resultado la situación mencionada en el titular de prensa.
Es difícil dominar el egoísmo. No nos llamemos a error. Pero si los humanos (y sus dirigentes) llevamos una vida más vuelta hacia el interior de nosotros mismos, dirigida a descubrir ese mundo espiritual al cual damos la espalda, entonces ciertos sistemas económicos ni siquiera se mencionarían, y aquél absurdo titular de prensa no existiría. Sin embargo, existe.

No hay comentarios.: