viernes, julio 27, 2007

YOGA Y SALUD

Parece como si la humanidad estuviera en su punto más bajo. Hoy la materia se hace cada vez más densa. Importa solo la apariencia y no el verdadero Ser. Las metas de la vida son comprar cosas para lucir, y dentro de estas compras, es indispensable una cirugía plástica para lucir menos edad.
Aparte de lo absurdo que es vivir para aparentar, la pregunta es: ¿De qué me sirve ocultar las arrugas si en realidad estoy viejo? ¿Qué cirugía evita las enfermedades propias de la vejez?

Mejor sería vivir con las arrugas propias de la vejez pero con excelente salud. Claro está, que esa excelente salud es relativa. Tampoco se trata de que una persona por ejemplo, de 57 años, tenga la vitalidad de una de 25, pero sí puede ser una persona con una salud muy buena para sus 57. Con algunas arrugas, pero muy saludable. No con el “pellejo estirado”, haciéndose la ridícula idea de que parece de 39, pero se inclina para recoger algo del piso y luego no se puede levantar por el dolor de espalda.

Yo sugiero cuidar la salud en todo momento con un buen control médico, beber mucha agua, alimentación adecuada, es decir sin excesos, una buena rutina de ejercicios físicos, y otra de ejercicios mentales. Si empezamos y continuamos con asiduidad un programa similar a este, veremos como nuestra salud se incrementa de manera asombrosa.

De ahí en adelante, ¡que vengan los estiramientos de arrugas que vinieren!, no importa, porque la esencia, la buena salud general tanto física como mental, es excelente. Ya no vivo de aparentar. Y lo principal: estoy echando las bases de un crecimiento espiritual.

Un método excelente para realizar la buena salud física y mental, así como de empezar un camino espiritual, es la práctica del Yoga. Quienes deseen información pueden hacer clik aquí.