miércoles, noviembre 23, 2005

¿Antigua Sabiduría con Ropaje Moderno?

Para el practicante del Zen o el Raja Yoga, una de las experiencias trascendentales es el cambio (alteración) de la conciencia a un punto en que el hombre se identifica a sí mismo (el Uno) con el Todo; experiencia indescriptible que cambia por completo la vida de quien lo logra, después de una ardua vida de prácticas específicas.

Solo podemos saber de estos estados alterados de conciencia a través de los pocos Maestros que guían un grupo seguidores, que escriben un libro o cuelgan su página e Internet. En todo caso, todos coinciden en que realizan el Amor Perfecto de que nos hablan todas las religiones del mundo, lo cual les lleva a ser mejores seres humanos o en otras palabras, Seres Humanos Realizados.

La experiencia diaria nos muestra que llegar a tales alturas está reservado para unos pocos hombres de hechura diferente a la nuestra, que por lo general están apartados del mundo y dedicados solo a la búsqueda interior.

Tales conocimientos como el Yoga o el Zen, poseen una tradición milenaria que todos los buscadores hemos seguido en algún momento y que respetamos profundamente.

Sin embargo, en el siglo XX algunos científicos de la Universidad de Harvard sintetizaron ciertas drogas que producen ciertos efectos en la psique, las llamadas drogas psicodélicas, mismas que después de experimentadas cambiaron para siempre la vida de los experimentadores (Hofmann, Alpert, Watts, Osmond, Leary, entre otros), quienes no buscaban una experiencia mística, pero la tuvieron, y ésta los transformó según sus propias palabras, en hombres realizados. El escritor Aldous Huxley quien bajo la guía del doctor Osmond tomó LSD, publicó un libro sobre su experiencia: Las Puertas de la Percepción.

Con posterioridad se "redescubrieron" plantas que usaron siempre nuestros antepasados como el Peyote y la Ayahuasca, las cuales conducen a resultados de autoconocimiento similares o mejores a los obtenidos mediante las drogas sintéticas.

Es apenas natural que los Maestros de las tradiciones antiguas desestimen e incluso tilden de peligrosas estas sustancias, pero pruebas de campo concluyen que no causan daño alguno al organismo ni mucho menos adicción, y en cambio otorgan una experiencia Mística igual a la que se logra después de lustros, de toda una vida o quizá varias, de prácticas específicas.

Cabe aquí la analogía de la medicina antigua con la medicina moderna: un dolor físico en siglos pretéritos, sin duda podía eliminarse después de muchas horas o días. Hoy, un dolor físico puede eliminarse en cuestión de minutos, debido a las drogas desarrolladas en los laboratorios farmacéuticos.

Si la experiencia Mística era supremamente demorada en siglos pretéritos, ¿por qué no puede ser acelerada en nuestro siglo? ¿Qué nos impide intentar lograrla con los nuevos conocimientos? Volviendo al dolor físico, ¿preferiríamos un tratamiento usado en el siglo III aJC, desdeñando el Acetaminofén?

No obstante hay mucha tela de donde cortar. Observadores de personas que experimentaban con LSD, informan que éstas abandonaban sus quehaceres cotidianos, por la simple razón de que realizando la inefable experiencia Mística, lo demás ya no les importaba. Y si lo pensamos bien, los grandes Maestros tradicionales tampoco se afanan por nada de lo que a los demás nos parece importante.

¿Qué sucedería si el uso de estas sustancias se popularizara, de tal manera que la mayoría de los humanos transformara para bien su forma de Ser gracias a la experiencia Mística? Indudablemente que la estructura económica del mundo se derrumbaría. Sin embargo, una forma de vivir en el amor fructificaría de una humanidad así realizada, y el hecho de que el capitalismo, por ejemplo, desapareciera, no sería una mala noticia, todo lo contrario, sería la más excelente noticia, pues hace tiempos sentimos en carne propia los desastrosos resultados del capitalismo.

Aparentemente esta es la razón para que el Poder Político haya proscrito la investigación de los profesores de Harvard, y de paso la de cualquier otro científico en el mundo, satanizando el uso de dichas sustancias.

Para más información pueden buscar en las siguientes direcciones (ya que en Blogger.com quitaron la facilidad de insertar links):

http://usuarios.lycos.es/caminoyage/
http://mistica.ayahuasca-sabiduria.com/index.htm
http://www.hofmann.org/
http://leo.worldonline.es/swamiaru/Tim.htm