Acerca de mí

Mi foto
Bienvenido a este Blog. Soy un aprendiz de la vida, y por eso hago preguntas. Mi nombre es Helder Morales Sepúlveda (Cali, Colombia, 1953). Cuentista y traductor. Como cuentista, mis relatos han sido publicados a lo largo de más de 30 años de manera dispersa. De ellos hay un libro publicado, ‘El Aprendiz de Cuentista’, colección de 10 relatos maravillosos y extraños. Como traductor, he vertido al español algunos de los libros del maestro Swami Krishnanda, de ‘The Divine Life Society’, que versan sobre filosofía, meditación y práctica del yoga. Dichos libros aparecen en la página web del maestro.

martes, julio 19, 2005

INVESTIGO

Pienso algunas cosas que por coincidencia las encuentro escritas en un impactante libro para todo buscador interior:


Por Swami Krishnananda


Extracto del capítulo IV
LA BUSQUEDA INTERIOR
(Traducción libre)

¿Vivimos solamente como cuerpos y nada más? Démosle todo al cuerpo y veamos si quedamos satisfechos. Tomamos el desayuno, el almuerzo, la cena, y dormimos bien. ¿Qué otra cosa deseamos para el cuerpo? Esas son las cosas que el cuerpo requiere para ser feliz. Mas, ¿podemos decir que nos satisfacemos solo con eso? No, esas no son las únicas cosas que las personas requieren. No es solo alimento, vestuario y refugio lo que necesitamos, pues estos solo son necesidades del cuerpo; necesidades sin duda, pero cuando las cubrimos, no son suficientes para darnos felicidad.

Las personas que lo tienen todo, están sin embargo buscando otras cosas; la razón es que sus necesidades físicas no los han satisfacido por completo, puesto que no son solo cuerpos físicos. Las personas tienen algo dentro de ellas que también necesita cierto tipo de alimento.

¿Qué somos, además de cuerpo? Si buscamos dentro del cuerpo solo encontraremos materia física. Pero cuando observamos un estado diferente de existencia, como por ejemplo los sueños, descubriremos algunos otros elementos de la personalidad. Soñamos, nuestros cuerpos físicos no realizan ninguna acción, y aún así tenemos una existencia independiente en los sueños, tal y como la tenemos en vigilia. Entonces, ¿existimos en los sueños? Sí. ¿Qué había allí? No era el cuerpo físico. ¿Qué, entonces? Bien, encontramos algo más: En sueños solo estaba la mente.

Que existimos como mente en los sueños es obvio. No requiere mucha explicación. En sueños tenemos dichas y tristezas similares a las que experimentamos en vigilia. Para todos los propósitos de experiencia, somos exactamente las mismas personas en sueños y despiertos. Vemos objetos, fenómenos, somos felices o infelices de manera similar a como lo experimentamos en vigilia. Esto significa que podemos tener, independientemente del cuerpo, las mismas clases de experiencias que las que tenemos con el cuerpo. La existencia o no existencia corporal no hará diferencia entre las experiencias de otra capa de nuestra personalidad que puede existir con independencia y con la cual nos identificamos.

El fenómeno de los sueños demuestra que somos más que un cuerpo y que podemos existir sin éste. En sueños, existimos sin conexión alguna con el cuerpo y pasamos por todas las experiencias de la vigilia en forma independiente del cuerpo. El cuerpo solo es usado como un instrumento y no como nuestra verdadera personalidad.

¿Entonces, qué somos realmente? ¿Qué descubrimos cuando buscamos en nosotros mismos? Comprendemos que somos más mente que cuerpo. Esta es la razón por la cual no estamos satisfechos aún siendo ricos materialmente. Y no estamos satisfechos porque no somos solo cuerpo físico. Somos mente, y es la razón por la que somos infelices. No es el cuerpo el infeliz, pues tiene todo a su disposición, alimento, abrigo, techo y aún lujos. ¿Entonces, por qué seguimos siendo infelices?

La infelicidad proviene de la mente. Todas nuestras dificultades son mentales, no físicas. Si nuestra mente está satisfecha, no tendremos muy en cuenta las comodidades físicas. Existen varios caminos de satisfacción mental que pueden sobrepasar los requerimientos del cuerpo físico, y esto, nuevamente, no requiere mucho análisis o estudio, porque todo el mundo sabe lo que significa. Si somos inmensamente felices por alguna razón y nos sentimos flotar en el aire, olvidamos nuestro desayuno, almuerzo, sueño, todo. La satisfacción es una condición mental

No hay comentarios.: