Acerca de mí

Mi foto
Bienvenido a este Blog. Soy un aprendiz de la vida, y por eso hago preguntas. Mi nombre es Helder Morales Sepúlveda (Cali, Colombia, 1953). Cuentista y traductor. Como cuentista, mis relatos han sido publicados a lo largo de más de 30 años de manera dispersa. De ellos hay un libro publicado, ‘El Aprendiz de Cuentista’, colección de 10 relatos maravillosos y extraños. Como traductor, he vertido al español algunos de los libros del maestro Swami Krishnanda, de ‘The Divine Life Society’, que versan sobre filosofía, meditación y práctica del yoga. Dichos libros aparecen en la página web del maestro.

jueves, marzo 17, 2005

¿Cuántos sentidos tiene la vida?

Obviamente el sentido de la vida tiene tantas visiones como seres humanos hay en el mundo.

Para una visión materialista, el sentido de la vida no está impuesto de antemano, y simplemente es la resultante de cada acto que ejecutemos; el sentido de la vida es algo que siempre está en construcción, lo cual conlleva errores y sus respectivas rectificaciones. Además, cabe esperar que en determinado momento los diversos sentidos que toma la vida del individuo se neutralizan unos a otros y den como resultado una anulación: la vida pierde su sentido, no porque le falte sentido, sino por la abundancia de sentidos incompatibles unos con otros que se le ha dado. El individuo en este caso, “flota” sin ningún asidero sobre la vida y sus manifestaciones sociales, religiosas, culturales, políticas, etc. Es un alienado.

Por otra parte está la visión espiritualista, que puede ser de dos clases:

a) De Dios personal: el Ser Supremo nos creó y así mismo nos puso en la Tierra con un fin determinado por Él, que no necesariamente tenemos por qué saber (“los designios de Dios son inescrutables”).

b) De Dios impersonal: El sentido de la vida del individuo es el resultado de sus acciones anteriores, no solo en esta vida sino en otras(reencarnación), acciones que si fueron erróneas, debe corregir para proseguir con el rumbo: llegar a la perfección.

No creo que el “sentido de la vida”, sea alguno de los dos anteriores. Mas bien puede que el sentido de la vida tenga elementos tanto de la visión materialista, como de la espiritualista. Quizá Dios le dio un 34% de sentido a la vida de cada uno, pero puso en sus manos un 33%, y en las del azar otro 33%

martes, marzo 15, 2005

¿Estamos condenados?

Es difícil encontrarle un sentido a la vida. ¿Es acaso trabajar para conseguir las cosas materiales que necesitamos? Evidentemente lo material es primero que todo, ¿pero valdrá la pena pasar toda una vida en busca de bienes materiales? Definitivamente, no.

Deben existir cosas más elevadas en la vida, quizá de índole intelectual o espiritual, pero si observamos a la mayor parte de los humanos, pasan toda la vida buscando, ni siquiera, bienes materiales, sino la comida diaria. Vidas que se extinguen al cabo de 40, 60 o 70 años y todo lo que hicieron fue luchar a diario por una comida. Muy poco o nada de intelecto y mucho menos de espíritu.

La estirpe humana como tal, ¿está condenada en su mayor parte a vivir solo para comer? ¿Cómo salir de esta condena?